Algunas ideas para alcanzar el bienestar en cuarentena

Tiempos de paradojas:

-La mejor sociabilidad es el distanciamiento social.

-El mejor amor es el que no besa ni abraza.

-Por el virus, abrir las ventanas por los mosquitos. Por el el dengue, cerrarlas. Y así…

Donald Woods Winnicott decía que las paradojas no se resuelven. Se vive con ellas…¡y hasta se aprende!

¿De qué otro modo podemos conectarnos como no sea presencialmente? En familias con hijos, allí también hay distintos modos de guardar ciertas distancias.

¿Por qué conexión? ¡Porque nos importan los cercanos y porque nos importa que a alguien más que a uno mismo le importe lo que a uno le pasa! Nos es importante tener un lotecito en la vida de los cercanos y ese lugarcito se puede mantener aunque no estemos cerca uno del otro (¡hoy, a un metro!).

Pensaba qué hacen los niños, los adultos y los abuelos, cuando están solos.

Los niños cantan, juegan, crean y aprenden:

a) Jugar

Me llegó este cantito con dibujos: el rey Virus, malo y apestoso, apestaba a distintos chicos, hasta que tuvieron la idea de un escudo protector para ayudar a los doctores, y así poder seguir jugando junto. ¿Como está hecho? Con cuatro pasos:

1. Abrazarse las manos con agua y jabón

2. Aplaudir con manos con alcohol en gel

3. Saludarse desde lejos

4. Estornudar y toser en el hueco del brazo

Activaron el escudo protector, ¡y se sintieron protegidos!

No seremos menos…

b) Jugar a la pelota, como se pueda, a las cartas, a la ruleta, al ajedrez, a juegos de mesa, de a dos. Solitarios si es uno.

c) Aprender juegos nuevos, crear personajes con los chicos, por ejemplo, con los tubos de papel higiénico (¡tan generosamente acopiados..!) o collages con pedacitos de revistas y con alguna idea, etcétera.

Para los abuelos:

a) Tejer lo que sea, para el invierno bufandas, mantelitos en crochet, abrigos para la licuadora , sweaters para los y las queridas de la familia. Los varones también tejen. O pueden aprender a hacerlo.

b) Cocinar esas comiditas especiales

c) Hacer mermeladas. Ahora hay peras y ciruelas, y la familia celebra tener dulzuras en un estante.

Los que están entre estos extremos:

1. Armar rompecabezas

2. Lo que pensó que leería cuando tuviera un poco de tiempo, achicando la cola de libros y papeles en espera.

3. Lo que pensó que reordenaría en la biblioteca, el escritorio, la cocina, el placard, etcétera cuando tuviera tiempo.

4. Los ejercicios corporales que haría cuando tuviera tiempo.

5. Las consultas médicas que haría cuando tuviera tiempo.

6. Los regalitos que pensó que podría confeccionar o regalar de lo que guardó y no usa, algún día que tuviera tiempo.

7. Los papelitos con declaraciones amorosas (a la esposa, esposo, mamá, hijx, etc.) que haría si tuviera la oportunidad.

¡Ese día puede ser hoy!

Hacer reuniones por Skype, si hay más de una pantalla en la casa.

Verán, son ítems elegidos según ningún orden ni prioridad, pero tienen algunas prioridades:

-Las maneras de tener lazo con los seres cercanos, que transportan apego, atención y afecto.

-Estar bien consigo mismo aunque tenga que estar retirado en casa.

-Sentirse entero, vital y productivo…y conectado con quienes quiere.

Si con todo esto sufre paranoia o depresión, consulte a un psicoterapeuta.

La autora es médica psiquiatra y psicoanalista y coordinadora de IAN (International Attachment Network) Argentina



Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
Algunas ideas para alcanzar el bienestar en cuarentena

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.