“Cuando encontré a Fabiana, me abrazó y se excusaba que se “había perdido”

¿Cómo fue el momento en que encontraste a la joven Cari?
Estuve a cargo de un grupo de 18 montañistas, el que se fue subdividiendo en distintas tareas. Conforme una patrulla de 6 rescatistas, que nos encargamos de ir a la sección donde pensábamos que podía estar Fabiana. Mientras descendíamos por el río, en una zona peligrosa, tuvimos un accidente muy grave, con uno de los rescatistas, Gabriel Aguilar. Se le desplomó una roca grande, y una de sus piernas quedó bajo atrapada. Tuvimos que hacer un gran trabajo de rescate para poder liberarlo, y por esto tuvimos que reacomodarnos y ver de poder sacarlo en camilla por el río. Cuando estabilizamos al herido, bajamos río abajo para encontrarnos con el resto de los rescatistas para extraer al accidentado. Mientras bajábamos para hacer esto, se me ocurrió que podíamos hacer la búsqueda, unos 2 kilómetros más abajo. Ahí fue cuando ví a una chica parada al lado del río. Estaba a unos 80 metros. Le silbe, pensando que era parte del equipo de rescate, y luego me percaté que estaba sola. Cuando ví que no había nadie más, me avivé que era Fabiana. Corrí hacia ella, y ella me miraba y parecía que no entendía que estaba pasando. Mientras me acercaba, le pregunté si era Fabiana. Ahí me respondió, me dijo que sí e inmediatamente se puso a llorar. Nos abrazamos muy fuerte, y le dije que se quedara tranquila, que era una leona, y que había logrado resistir hasta que llegamos. Ella se excusaba y me decía que se había perdido y que había decidido ir aguas abajo, para llegar a algún lado. Me preguntó si su mamá ya sabía que la habíamos encontrado. En ese momento, su mamá todavía no estaba enterada porque no teníamos buena seña. La dejé con mi compañero Ernesto, le cambiamos la ropa, le deje una calza mía que estaba seca  y bajé para informar que la habíamos encontrado e informar que debíamos hacer la extracción de mi compañero. 

¿Qué opinas de las personas que practican treeking o montañismo sin conocer las zonas?
Hace mucho tiempo que vengo trabajando y renegando con la actividad out dorr sin conocimiento.  La pandemia hizo un gran trabajo en esto. Cómo la gente estuvo tanto tiempo encerrada, sin poder realizar alguna actividad física, se volcó a los cerros. Estuve durante ese tiempo entrenando, acá en San Lorenzo, y había mucha gente, que llega sin conocimiento a estos recorridos. Charlando con varios grupos advierto que el  equipamiento que llevan no es suficiente, no llevan alimentos, no llevan agua, no tienen sentido de orientación. No me extraña lo que pasó con Fabiana, era cuestión de tiempo, y con la salvedad de que termine de otra manera. Que tranquilamente podría terminar de otra manera y era lo que pensaba a medida que iban pasando las horas. Por suerte, todo salió bien. Hay una gran irresponsabilidad, los que van y los que sabemos, no podemos hacer más que prevenir y desde el Estado la advertencia es insuficiente. Hay un montón de factores que hacen que esto sea muy peligroso.
 

¿Qué opinas de lo que dijo el ministro de Seguridad, de que trabajan en una ley para controlar los ascensos a cerros y montañas?
Desconozco cómo está redactada la ley. Si está bien conformada puede ser algo muy positivo. Hay una línea muy fina que puede hacer de esta actividad privativa. Debe ser todo lo contrario. Esta es una actividad que hay que alentar. Creo que más allá que prohibiciones hay que focalizar en un trabajo fuerte de educación. Y trabajar sobre la sendas, con áreas bien marcadas, con guadarparques con trabajo de concientización y que harían del senderismo una visita espectacular y segura. No creo que la alternativa sea prohibir estas actividades, sino favorecerla educando en ese sentido. 
  

 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
“Cuando encontré a Fabiana, me abrazó y se excusaba que se “había perdido”

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.