El Día de la Madre puso a prueba el protocolo en el centro de Salta

El Día de la Madre tenía expectantes no solo a los comerciantes que necesitan repuntar las ventas, sino también a las autoridades. El movimiento que implica la tradicional celebración para el comercio pondría a prueba el protocolo que se dispuso para prevenir contagios de COVID-19. En un raro aislamiento "con excepciones" que rige hasta el 25 de octubre, el movimiento comercial dejó ver el comportamiento de los salteños.

Sin las vallas con las que se filtraba la circulación hasta hace unos días, las peatonales mostraron un constante tránsito de personas que buscaban precios o promociones. Algunos comercios llegaron a tener filas en la puerta. Las favoritas fueron las casas de electrodomésticos, zapaterías y marroquinerías.

El objeto más buscado fue el celular, que tan solo unos pocos pudieron conseguir. "Imposible, voy a volver sin el regalo", lamentó un cliente que esperaba ser atendido en una empresa telefónica. Su plan era regalarle uno a su mamá y otro a su esposa, pero deberá esperar. La mayoría sigue sin stock. "En un local me dijeron que podían traerlos el 5 de noviembre", resaltó.

Precios

La ley de la oferta y la demanda se cumplió a rajatabla con los teléfonos celulares: aumentaron considerablemente. "Están de $17 mil para arriba", advirtió otro cliente luego de "recorrer todos los locales".

Por fuera del rubro tecnológico, los valores se mantuvieron. Los comerciantes aseguran que están con precios de marzo para alentar las ventas. "No cambiaron", aseveró Gimena, desde la puerta de una zapatería.

Los celulares fueron los más buscados en las casas de electrodomésticos. "Vuelan", indicó César Brizuela, subgerente de una cadena de electrodomésticos . "Lideran las ventas, no llegamos a exhibirlos, la gente los deja pagados y luego se los lleva", graficó sobre la alta demanda.

El comerciante aseguró que las ventas repuntaron, pero aseveró que es porque "luego de que deja salir, la gente compra lo que sea". Con capacidad para 10 personas el local tenía una larga fila afuera. "La gente se enoja, nos insulta", añadió el subgerente sobre el respeto al protocolo.

No todos los comercios mostraron el mismo movimiento. Los locales más concurridos fueron los grandes, con mayor capacidad de circulación de personas.

Pocos clientes se vieron pasear por los pasillos de las galerías. "Tenemos capacidad para 150 personas, pero como la mitad de los locales cerraron….", dijo Nicolás, guardia de seguridad de la galería "Los Mil Negocios". De los 150 locales, está ocupada la mitad.

Con poco control, los vendedores ambulantes también se beneficiaron de la concurrencia de clientes. Más allá del repunte de las ventas, todos los comerciantes coinciden en que son apenas "respiros", porque "las ventas ya no son como antes".

El desafío de hacer cumplir el protocolo estuvo en las típicas salidas de a dos o tres para elegir el regalo. "Les pedimos que entren solo a ver juntos y que a la caja vaya solo uno, pero se molestan igual", advirtió el empleado de la cadena de electrodomésticos del centro.

 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
El Día de la Madre puso a prueba el protocolo en el centro de Salta

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.