Elsa Serrano y la fiesta del siglo: todos los secretos del vestido de novia que usó Claudia Villafañe para casarse con Maradona - El Portal de Salta

Elsa Serrano y la fiesta del siglo: todos los secretos del vestido de novia que usó Claudia Villafañe para casarse con Maradona

Diego y Claudia se casaron en el mítico estadio Luna Park el 7 de noviembre de 1989. Desde su atelier de la calle Pereyra Lucena, en Palermo Chico, Elsa Serrano hace un alto en su tarde de pruebas para recordar aquel icónico vestido que el mundo vio por televisión. Diego Armando Maradona, el jugador del momento, se casaba por Iglesia con Claudia Rosana Villafañe, su novia de toda la vida. Tenían dos hijas, Dalma -de dos años- y Giannina -de seis meses-. El calendario marcaba el 7 de noviembre de 1989.“Claudia me llamó desde Nápoles un mes antes de casarse. Me contó la novedad y me dijo que quería que yo los vistiera. No sólo a ella, sino que además a las familias de ambos y al mismísimo Diego. Me aseguró que tenían ofertas de modistos italianos, pero que me querían a mí. Le pregunté cuándo llegaría a Buenos Aires y me dijo que lo harían sobre la fecha. Es decir: yo tendría que volar para Italia”, relata la diseñadora a Infobae sobre “el tremendo honor” de vestir a la novia para la boda argentina de la década.En el atelier de la calle Mansilla, Elsa Serrano tuvo menos de un mes para trabajar sobre el diseño que usaría Claudia“Yo tenía sólo 42 años y contaba con una empresa enorme, que funcionaba en mi famosa maison de Mansilla. Estaba preparada para recibir al clan Maradona. Nos organizamos así: mis hermanas y las modistas de mi equipo estarían con la familia -hombres y mujeres-; yo atenta a todo pero con los ojos puestos sobre Claudia; y Basilio, un diseñador y sastre milanés que trabajaba para mi, atendería a Diego”, detalla la empresaria.“Viajé a Italia dos días después del llamado, acompañada por Guillermo Coppola. Hicimos trasbordo en Roma y llegamos a Nápoles, para alojarnos en un hotel al lado de la casa de los Maradona. Cuando llegué estaba además de Claudia, su mamá y las nenas. Todo era muy armonioso. Le tomé las medidas y me pidió: ‘Haceme lo que quieras’. Confiaron plenamente en mí. Dijeron que sí a todo lo que les proponía tanto a la novia, como a Diego”, revela sobre esa reunión a la que el Diez llegó más tarde porque estaba jugando al fútbol y no llegaron a tomarle las medidas.Eso sí, Maradona dejó una única condición: que el vestido de Claudia fuera totalmente blanco.La diseñadora en su actual atelier de Palermo Chico (Nicolás Aboaf)“Era un gran desafío porque el género de seda natural nunca es ‘blanco óptico’. Tenía que averiguar si podía blanquearse, entonces llamé a una empresa textil muy importante y Francesco, que es un amigo, me dijo que era difícil lo que estaba pidiendo… Pero que me iba a averiguar. Vuelvo a llamarlo a la hora y me explica que los ingenieros de la textil sólo blanqueaban para los miembros de la colectividad judía en Nueva York y que no tenían disponibilidad. Pero que tal vez, por un contacto, se podía conseguir una partida allá. Así fue. De Nápoles volé a Roma, de ahí a la Gran Manzana. Y conseguí la pieza de seda natural en blanco óptico que quería Diego para que use Claudia. Volví a Buenos Aires con ese primer logro”, rememora Elsa.Con pocos días y la presión de que la televisión del mundo entero trasmitiría la boda, la diseñadora se puso a trabajar sobre el vestido.La diseñadora, en plena tarea para llegar a tiempo en la confección de uno de los vestidos de novia más comentados de los ’80“Empezamos a cortar ni bien llegué a Buenos Aires. Estaba confeccionado en seda natural con un encaje -que ya casi no se ve- de flores, cintas diminutas, cristales y canutillos. Eran trece mujeres bordando durante tres días. Cada flor, cada piedra… Estaba diseñado para marcar la figura de Claudia, que tenía una cintura diminuta. Tenía formas rectas, mangas largas, una cola con gajos, cuello alto y hombreras. Venía con godet para formar una pequeña cola, porque la cola más grande era de organdí. Además, debajo de la tiara, llevaba un tul enorme. Porque una novia sin tul no es novia”, sentencia la experta.¿Diego? El novio aterrizó en Buenos Aires unos días después que su mujer y sus hijas, por compromisos deportivos y justo el día de su cumpleaños, el 30 de octubre.Con Tota y Don Diego, los papás del Diez. Todos vestidos por Elsa Serrano. En su atelier, la diseñadora conserva una foto familiar de Claudia Villafaño, Diego Maradona y una de sus hijas (Nicolás Aboaf)“Basilio fue hasta el Club Hípico Alemán para tomarle las medidas. Le hicimos un jacket negro muy moderno, con algo de hombreras. ¡Era todo novedad!”, recuerda Elsa y comparte una anécdota que pinta al novio. “Minutos antes de pararse en el altar para esperar a su novia, Diego estaba en la sacristía acompañado por sus padres, charlando con el cura. Entonces se sentó y arrugó la cola del jacket. Mi hermana Elmora le pidió una plancha al cura y se puso a sacar las arrugas para que estuviera impecable”, agrega la diseñadora.Así fue como los novios se casaron en la histórica basílica del Santísimo Sacramento, para celebrar con una fiesta apoteótica en el estadio Luna Park. Tres décadas después, Elsa Serrano reflexiona: “La gente, las luces… Todo era muchísimo. Pude estar a la altura de las circunstancias. Entregué los diseños a tiempo y todo salió perfecto. Fue muy fácil trabajar con los Maradona. Era una gran responsabilidad: el mundo entero estaba mirando aquel vestido inalcanzable”.Seguí leyendoDe dormir en el Kremlin y vestir a las primeras damas a quebrar en 2001 y ser monotributista: la sorprendente vida de Elsa SerranoSe cumplen 30 años de la fiesta del siglo: el casamiento de Maradona y Villafañe en el Luna Park

#NoticiasdeSalta #elportaldesalta

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
Elsa Serrano y la fiesta del siglo: todos los secretos del vestido de novia que usó Claudia Villafañe para casarse con Maradona

A %d blogueros les gusta esto: