"En el nacimiento se gesta nuestra capacidad de amar" - El Portal de Salta

"En el nacimiento se gesta nuestra capacidad de amar"

Carla Montaldo se formó como médica en la Universidad de Buenos Aires e hizo dos especializaciones en pediatría en esta ciudad.Trabajó en hospitales públicos, en el área de prevención de salud, acompañando a mujeres en el período perinatal y en los primeros años de vida.Toda esta experiencia profesional la tuvo durante 20 años, antes de mudarse al Reino Unido hace cuatro años, por un proyecto familiar.Allí tuvo la posibilidad de formarse como doula con Liliana Lammer y Michel Odent. Complementó su formación académica con este acompañamiento emocional, su propia experiencia de nacimiento como hija y sus dos partos como mujer-madre.Carla trabaja como doula en el Reino Unido y como pediatra, en la Argentina. Complementó su rol profesional con una formación en lactancia materna y trabaja con este tema en un hospital público en el Reino Unido. También es educadora de masaje infantil.En Inglaterra coordina un grupo comunitario abierto, libre y gratuito, en el que hacen rondas con mujeres y otros profesionales, en los que comparten relatos de nacimientos e información para apoyar a las mujeres gestantes en la elaboración de sus planes del parto.Carla estuvo el viernes último en el Hospital Público Materno Infantil, en un conversatorio con público general para compartir su experiencia. Este sábado estará a cargo de una formación de doulas, bajo el lema "Cambiar el modo de nacer, para cambiar el mundo".¿Qué es ser doula?El rol de la doula es diferente al de los profesionales que acompañan los partos, y muy necesario. Michel Odent, quien hoy es un gran amigo, dice que las mujeres necesitamos sentirnos seguras al momento del nacimiento y necesitamos el tipo de protección que brinda la presencia de una madre.Por muchas razones que caracterizan a los tiempos que corren, muchas mujeres no contamos con nuestra propia madre en el momento del parto, y el padre del bebé no puede ser, además, esa figura materna. Por eso, las mujeres necesitamos una doula. Ese rol, que estuvo siempre históricamente, hoy es ejercido por la figura de la doula.¿Qué hace una doula?Como doulas tenemos que entender la fisiología de esta etapa reproductiva de la mujer, la del nacimiento y cómo recibir a un bebé recién nacido. Mi área, en la que me apasiona investigar, informarme y seguir avanzando, es esta: cómo recibir al recién nacido.Si una doula va a ser una persona más en el escenario del parto-nacimiento, es una oportunidad perdida. Ese rol materno o de doula se construye de manera previa en la relación con la mujer, con los gestos, las palabras, la mirada…¿Qué pasa a nivel fisiológico?El inicio del parto es a través de las hormonas que el bebé le pasa a la madre, que luego se continúa con un diálogo entre ellos, que finalmente desencadena la cascada hormonal del trabajo de parto fisiológico. Todo lo que el bebé necesita es esa madre impregnada de esta cascada hormonal del parto fisiológico y un contacto inmediato e ininterrumpido con ella, de piel con piel, para lograr enamorarla y enamorarse de ella.Este proceso puede llevar entre dos y tres horas. Mientras tanto, finaliza su adaptación física a esta nueva etapa, con cambios importantes a nivel circulatorio, respiratorio, bacteriológico e inmunológico. Se producen muchas situaciones en estas dos horas, y en esta área avanzamos un montón en los últimos 20 años. Hay investigaciones que dicen que hay hasta cambios genéticos en estas horas del nacimiento.Como doulas, debemos saber que si el embarazo es sano y la mujer no tiene antecedentes previos de no salud y el parto fue fisiológico, esta adaptación debe ser ininterrumpida. Cualquier intervención, como la palabra, la luz, el bañarlo o el revisarlo lejos de la madre, interrumpe este proceso.¿Cómo se trabaja esto en el Reino Unido?Tuve la oportunidad de conocer los dos sistemas de salud y, para marcar las diferencias, en el Reino Unido el 95 por ciento de los partos son en el sistema público de salud.Una mujer sana, que descubre que está embarazada, toma su primera consulta con una partera. En esta primera consulta, además de hablar del embarazo, de cómo es el seguimiento y de todos los antecedentes de salud, la partera le propone cómo sería la continuidad de este cuidado que va a tener. Si no hay ninguna situación de no salud, puede hacer todo el acompañamiento con la partera.En el Reino Unido, dentro del sistema público hay equipos liderados por parteras y equipos liderados por médicos obstetras. Si la mamá lo decide y no hay ninguna situación de no salud, tanto el embarazo y el parto como la recepción del recién nacido es por el equipo de parteras. Si la partera decide que tiene que hacer una interconsulta, pasa al equipo liderado por médicos obstetras, en el que también hay parteras.¿Cómo trabajan?Estos dos equipos actúan en dos escenarios distintos. Las parteras participan en el embarazo y en el parto seguido en domicilio o en el parto acompañado en centros de nacimiento, que pueden estar dentro del hospital o en la comunidad, siempre a no más de 20 minutos del hospital en vehículo, por si se necesita una intervención médica.Los resultados, siempre hablando de mujeres sanas, embarazos sanos y partos fisiológicos, son un poco mejores en los equipos liderados por parteras. Todos los partos que necesitan intervención médica tienen otro tipo de resultado, por eso no los tomamos en cuenta para comparar. En los equipos liderados por médicos, hay otras intervenciones necesarias porque ya no hay una situación de salud.El rol de la doula está muy aceptado en este sistema, a pesar de que es privado, o sea, contratado por la mujer. En todo momento la mujer tiene derecho a ser acompañada por quien ella decida y, a veces, es la doula. Es un sistema con cosas a mejorar, pero que funciona.¿Está previsto el parto en domicilio?En los equipos liderados por parteras, a una mujer sana, con antecedente de parto fisiológico, la primera opción que le dan es el parto en domicilio. El proceso de trabajo de parto, que en mujeres primerizas puede llevar 8 o 12 horas, en mujeres que ya tuvieron partos fisiológicos es mucho más corto. Creo que es la mejor opción y hay que trabajar la coordinación dentro del equipo.O sea, le parece positivo…Sí, porque la primera intervención en el proceso fisiológico del parto, antes del nacimiento, es el traslado, la decisión de salir de casa.En este proceso, la hormona principal es la oxitocina, que es la hormona del amor. Liliana Lammer dice que esta hormona es tímida, que necesita un ambiente íntimo. La oxitocina está muy vinculada con el parto, el nacimiento, los orgasmos y la lactancia. Un proceso fisiológico con el que una siempre compara el parto -porque es el más fácil y es casi el mismo escenario- es el orgasmo femenino o masculino. Es como si en esa situación alguien abriera la puerta (risas). En el proceso de parto es lo mismo.Nuestro rol, como doulas, si la mamá, por una decisión personal, decide el traslado al centro de nacimiento, es tratar de proteger que sea lo menos intervenido posible. Sin embargo, esto ya es un traslado: abrir la puerta, salir de tu casa y llegar a otro lugar donde hay que rearmar el escenario.Desde ese punto de vista y con un sistema que acompaña y está coordinado, el lugar de nacimiento es importante y que la partera pueda acompañar en el domicilio me parece importante.¿Por qué usted habla de "cambiar el modo de nacer para cambiar el mundo"? Hoy sabemos que en el momento del nacimiento se gesta la capacidad de amarse a uno mismo y al prójimo. Todo lo que el bebé necesita es esa madre impregnada por hormonas del parto y enamorarse. Si hablamos de que se gesta la capacidad de amar y lo interrumpimos, después hay tiempo para repararlo.Hay herramientas para trabajar si hubo interrupción de esa primera comunicación entre la mamá y el bebé, pero es un evento fundante, que deja una impronta en nuestra capacidad de amar.¿Qué pasa con este proceso en los casos de cesáreas?No está recomendado hacer cesáreas programadas sin inicio del trabajo de parto, excepto situaciones muy puntuales, en las que se necesita interrumpir o adelantar el parto por alguna situación de enfermedad.Lo más frecuente es que se inicia el trabajo de parto y, por alguna complicación en la madre o en el bebé, se decide una cesárea. El inicio de esta información hormonal, que pasa del bebé a la mamá, y la cascada inicial está, y ese proceso fisiológico se interrumpe con la cesárea.Hay formas de favorecer que se termine haciendo el proceso de enamoramiento o de vínculo entre la mamá y el bebé. La cesárea respetada implica que, en cuanto nace el bebé, si las condiciones del bebé y de la madre lo permiten, el contacto con la mamá piel con piel sea ininterrumpido e inmediato. Si no se puede, se sugiere con el papá o con alguien que acompañe en ese momento a la mamá. La lactancia inmediata o dentro de la primera o las dos primeras horas de vida también es importante.¿Cree que se puede trabajar así en Salta? Desde las políticas de salud pública no creo que los modelos sean trasladables. Son escenarios totalmente distintos. Sería importante implementar algunas formas de trabajo. Un deseo que tengo (en mi paso por Salta) es que se genere el diálogo entre los usuarios y el sistema de salud, que, de lo que recuerdo de mi experiencia en la Argentina, eso no era tan fluido.¿Qué opina sobre la interrupción voluntaria del embarazo? Desde mi formación feminista, estoy convencida de la educación sexual integral en las escuelas y de la planificación familiar con anticonceptivos. En situaciones de decidir una interrupción voluntaria del embarazo debería haber condiciones seguras para que se realice en el hospital, con médicos formados, y que la mujer tenga la opción.  

#NoticiasdeSalta #elportaldesalta

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
"En el nacimiento se gesta nuestra capacidad de amar"

A %d blogueros les gusta esto: