Hoy continúa la mediación por la toma de tierras en Parque La Vega

La cuarentena, el distanciamiento social, los barbijos y las medidas de prevención por la pandemia quedaron en suspenso al sur de la ciudad, donde cientos de personas tomaron un terreno fiscal ubicado atrás de Parque La Vega el miércoles a la noche. Con carpas, lonas, frazadas, palos y algunas chapas improvisaron techos que compartían entre varios anoche, cuando empezaba a bajar la temperatura y el cielo despejado amenazaba con una helada.

Fernanda, una de las delegadas que ya tenía ayer a la mañana el nuevo asentamiento, aseguró que eran 600 las familias que habían llegado con intenciones de quedarse en el lugar, porque, en medio de la crisis sanitaria, social y económica por la pandemia, no pueden seguir alquilando y se quedaron sin un lugar donde vivir.

Pese a que no se difundió información sobre el número de personas que participaban de la toma de terrenos, preocupaba el riesgo sanitario que puede implicar la concentración de personas en condiciones de precariedad extrema y sin agua en el marco de la pandemia de COVID-19.

Ayer a la mañana la Policía cercó el predio para que no se sigan sumando familias al incipiente asentamiento y la Fiscalía Penal 3 llamó a una mediación entre las partes en Ciudad Judicial para evitar un desalojo violento.

La mesa de diálogo entre referentes de las familias asentadas y funcionarios del Gobierno pasó a un cuarto intermedio hasta hoy y no se descartaba que las negociaciones se trasladen a las tierras ocupadas.

Mientras tanto, la gente seguía desmontando el terreno con machetes y muchos empezaban a demarcar con cintas o alambres la parcela que cada uno considera propia.

Inicio

La tierra tiene la superficie de una manzana y está ubicada sobre la calle Mar Blanco, entre el barrio San Remo y el espacio cedido al colegio secundario privado Santo Tomás de Villanueva.

Muchos de los que tomaron las tierras viven en el loteo denominado ampliación Parque La Vega, que tuvo su conflictivo surgimiento en 2016, pero aseguran que ya no les alcanza el espacio para todos los integrantes de la familia.

Los primeros llegaron cuando empezaba a caer la tarde del miércoles, con herramientas para abrirse paso entre los pequeños montes de pasto cubano que crecen en esta época el lugar.

En pocas horas llegaron decenas de patrullas con personal policial para rodear el lugar y esperar las indicaciones del fiscal sobre cómo actuar.

Ayer al mediodía ya se había montado una suerte de merendero para los chicos que jugaban entre las carpas y chozas salpicadas por toda la manzana. También habían llegado varias ollas gigantes para preparar un almuerzo comunitario.

La zona estaba rodeada por un cordón policial que no podía atravesar nadie que no estuviera anotado en un listado que se conformó con los que llegaron primero a ocupar el terreno.

Mauro Ortuño contó a El Tribuno que tiene cuatro hijos y que la toma de terrenos era su última opción. "Somos una familia humilde. Mi carpeta está en el IPV hace mucho tiempo" contó.

Las familias se disponían a pasar la segunda noche en el lugar y aseguran que no se retirarán sin una solución. Para los próximos días se pronostica un marcado descenso de la temperatura, sobre todo en las mínimas, que suelen registrarse de madrugada.

Mediación

El fiscal penal 3, Pablo Paz, promovió una audiencia de mediación entre los representantes de las familias que se asentaron en el terreno fiscal y funcionarios de Tierra y Hábitat y el Instituto Provincial de la Vivienda para tratar de lograr un acuerdo entre las partes y evitar el uso de la fuerza pública.

Cuando se conoció que se había formado el asentamiento en la zona sur de la ciudad, Paz tomó intervención y se presentó en el lugar para entrevistarse con los representantes de los que participan de la toma.

Cerca de la medianoche se logró acordar una audiencia de mediación con autoridades del Gobierno provincial. El encuentro se desarrolló en Ciudad Judicial ayer a la mañana, pero pasó a un cuarto intermedio hasta hoy, porque algunos de los referentes de las familias no habían podido llegar hasta el edificio ubicado al norte de la ciudad.

Se conoció que se estaban arbitrando los medios para trasladar hasta el lugar de la mediación a los delegados de las familias que reclaman un lugar donde vivir. Otra posibilidad, si no se pudiera concretar el traslado, era que las autoridades fueran al lugar del conflicto.

Antecedente

El barrio ampliación Parque La Vega surgió en medio de un escándalo y denuncias de manejos irregulares en 2016. Familias sin vivienda habían tomado las tierras, que luego se expropiaron para generar una solución habitacional.

Cuando finalmente se entregaron los lotes surgió una catarata de denuncias porque muchos se asignaron a dos beneficiaros diferentes. Los terrenos debieron sortearse nuevamente y el caso derivó en un juicio contra exfuncionarios de la subsecretaría de Tierra y Hábitat, si bien finalmente consideraron que no había pruebas para condenarlos.

 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
Hoy continúa la mediación por la toma de tierras en Parque La Vega

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.