La necesidad de una nueva política exportadora - El Portal de Salta

La necesidad de una nueva política exportadora

El próximo gobierno no debería tener dificultades para diseñar una política exportadora. La Unión Industrial, la Cámara de Exportadores y el CIPPEC elaboraron importantes documentos donde se formulan propuestas y pronósticos sobre el aumento de las exportaciones para lograr un desarrollo sostenido. El Plan Productivo de la UIA afirma que el PBI industrial disminuyó 15,1% en el período 2011-2018 mientras el total lo hizo sólo en 2,3% constituyendo el sector más castigado. El diagnóstico negativo es seguido con la enumeración de un programa para corregir las distorsiones, permitir una rehabilitación del sector industrial y lograr una recuperación de las exportaciones. El trabajo de CERA coincidiendo con el anterior señala la necesidad de una reforma tributaria, acceso al financiamiento y reducir los costos burocráticos, logísticos y laborales. La eliminación de las retenciones y la reposición de los reintegros, a pesar del costo fiscal, serían ineludibles para aumentar las exportaciones industriales.El CIPPEC plantea como objetivo un aumento de 25.000 millones hasta 2023. Esa suma estaría integrada por 8200 provenientes de recursos naturales, 8900 de bienes industriales, 4500 de manufacturas de origen agropecuario y 4400 de exportaciones industriales como polímeros e insecticidas. Otros 4200 provendrían de servicios basados en el conocimiento y turismo. El documento elogia el programa Argentina Exporta pero lo considera insuficiente y plantea la necesidad de articular aspectos micro y macroeconómicos. La expansión de las exportaciones permitiría “evitar las interrupciones del crecimiento”.El Plan de la UIA destaca que en 2006 había 15.100 empresas exportadoras, disminuyó a 9500 hasta 2015 y se mantuvo invariable desde esa fecha. Esto indica una presencia constante de un número significativo aunque insuficiente de empresas para mejorar la inserción en el mercado internacional. El análisis del universo de esas empresas desagregándolas por sectores permitiría conocer el potencial y los mercados viables para un aumento de las exportaciones. La Argentina exportó a Estados Unidos 4277 millones en 2018: 994 correspondieron a combustibles y minerales y 507 a aluminio. El restante 66% se encuentra distribuido en innumerables posiciones arancelarias de manufacturas de origen agropecuario e industrial. Este mercado se caracteriza por comprar productos de mayor valor agregado. Los capítulos agrícolas y sus manufacturas representan el 29%.Las exportaciones a la Unión Europea alcanzaron a 9211 millones de los cuales 3098 corresponden a residuos de la industria alimenticia; el segundo rubro son productos de la industria química por 1005 millones. La comparación de las restantes posiciones con el total importado por la Unión Europea revela que la Argentina tiene una participación escasa que podría mejorarse con un mayor conocimiento del mercado y posibilidades de las empresas exportadoras. El Acuerdo de Libre Comercio coadyuvaría a mejorar el acceso.Las exportaciones a la República Popular China al igual que a otros países asiáticos muestran una mayor concentración. Las exportaciones a ese país fueron 4210 millones correspondiendo 1320 a semillas oleaginosas, 969 a carne y despojos comestibles y 640 a combustibles minerales. Estos tres rubros representan el 70% del total; solo 30 posiciones superan el millón de dólares. El mercado de China presenta un universo más complejo que los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea por su extensión y por las dificultades de acceso. Si bien es cierto que tiene un potencial importante para las commodities y manufacturas de origen agropecuario todavía existen dificultades de logística y distancia.Las exportaciones a Brasil fueron 11.291 millones. Los capítulos agrícolas fueron 3164, incluyendo cereales, y el capítulo automotriz y sus partes 5021 millones. El potencial de este mercado está distorsionado por el acuerdo automotriz que representa el 45% del total. La recuperación de esta economía que atravesó una recesión muy profunda permitiría ampliar el resto de las posiciones mejorando las perspectivas exportadoras.Los voceros del próximo gobierno han indicado una preferencia por el aumento de las exportaciones de petróleo desde Vaca Muerta cuantificándolas en 40.000 millones en un lapso de cinco años. Este incremento, según afirman, facilitaría la creación de 500.000 puestos de trabajo. Si esto se confirmara, no se realizaría ningún esfuerzo para expandir las exportaciones de manufacturas y la Argentina correría el riesgo de primarizar la economía postergando indefinidamente la inserción de la industria en el mercado internacional.La discusión sobre la necesidad de expandir las exportaciones constituye un aporte substancial para encarar un desarrollo sostenido. Los países asiáticos diseñaron sus políticas en los 80 con reformas en sus estructuras productivas; China concretó el rediseño de su programa en 1978 y consolidó su presencia como potencia a partir de su ingreso en la OMC. La crisis actual pareciera ayudar a tomar conciencia de la necesidad de aumentar las exportaciones aunque persistan las diferencias sobre cuáles son los cambios que habilitarán este camino. Los 40 años dilapidados en la discusión entre mercado interno y exportaciones estaría llegando a su fin aunque, todavía falta conocer cuáles son las políticas que implementará el próximo gobierno para evitar repetir las experiencias del pasado.El autor es Licenciado en Economía Política (UBA), Master in Economics (University of Boston) y fue embajador argentino en Tailandia. Es Miembro Consultor del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI)

#NoticiasdeSalta #elportaldesalta

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
La necesidad de una nueva política exportadora

A %d blogueros les gusta esto: