Perdió su pierna por un virus intrahospitalario y hoy es un ejemplo de resiliencia: la increíble historia de Juana Rodríguez - El Portal de Salta

Perdió su pierna por un virus intrahospitalario y hoy es un ejemplo de resiliencia: la increíble historia de Juana Rodríguez

Tras ser internada por una falla renal, la joven se infectó con un virus intrahospitalario que derivó en la amputación de la pierna derechaJuana Rodríguez Abadie tiene 19 años y no puede recordar cómo era su vida antes del 9 de abril del 2018. Ese día le dieron el alta. Había estado dos meses internada tras ser diagnosticada con rabdomiolisis, una enfermedad que provoca la ruptura masiva de los músculos y la liberación a la sangre de diversas sustancias. La rabdomiolisis le generó una falla renal que se vio agravada tras una infección intrahospitalaria por la que tuvieron que amputarle la pierna derecha.Hoy, a más de un año, la joven oriunda de La Plata transmite calidez en cada sonrisa. Encara todo en la vida con templanza y fuerza, en especial las pequeñas cosas a las que antes no le prestaba demasiada atención y hoy suponen un reto, como subir unas escaleras. Pero no se hace más mala sangre de la necesaria: está feliz de estar viva.Pero recuerda con claridad el día en el que todo cambiaría. Había comenzado a cursar en la facultad hacía unos días cuando Juana se despertó con fuertes dolores en ambas piernas. Al notar lo hinchadas que estaban, su mamá decidió llevarla a la guardia del hospital. Ante el diagnóstico y el virus intrahospitalario que complicaba y deterioraba la salud de la joven, los médicos decidieron luego de múltiples intentos de salvarla amputarle la pierna derecha. «Estuve en coma durante 15 días y era la pierna o mi vida y yo quería vivir», afirmó en diálogo con Infobae Juana Rodriguez.La joven utilizó su Instagram para darle un mensaje positivo y de reflexión a sus seguidores. En poco tiempo se volvió viral y hoy tiene más de 120 mil seguidoresLuego de 45 días en terapia intensiva y 15 en coma inducido, la joven despertó  con un panorama que jamás hubiera imaginado: «No tengo mucho registro de lo que pasó en esos días porque tenía tanto dolor que estaba con muchos calmantes y morfina. Recuerdo a mis amigos y familiares que venían pero no me acuerdo lo que me decían. Lo único que recuerdo es que cada vez que podía decía ‘quiero vivir, no me quiero morir, me quedan muchas cosas'».Al volver a su hogar, era otra persona: «Sentí como que había cumplido 80 años. Entré al hospital siendo una persona y regresé como otra». La joven decidió hacer un posteo en sus redes sociales para comunicarles a sus conocidos por lo que había pasado y asegurarles que se encontraba bien. Su mensaje no tardó en volverse viral:»Caminar para nosotros es algo tan normal, me incluyo, pero ahora que una no la tengo y la otra la tengo inmovilizada me doy cuenta lo lindo que era caminar, algo que hace todo el todo el mundo me parece algo tan raro! Ahora ya por suerte no necesito más diálisis pero estuve un mes teniéndome que hacer para que me funcione el riñón. Y son cosas que hasta que no te pasa no te das cuenta. Hace poco me senté después de mucho tiempo de estar acostada, me costó pero pude, y antes sentarme y para cualquiera ahora estar sentado es lo más normal del mundo. Me quedó corta con los ejemplos, solo quiero decir que aprendamos a no valorar las mínimas cosas, porque no sabemos lo que nos puede pasar. La ropa, el celular, el reloj, eso no es lo importante».La joven siente que nació de nuevo el 9 de abril cuando le dieron el alta para poder volver a su hogar y comenzar su nueva vidaDespués de la amputación, la joven estuvo en sillas de ruedas y se encontró con un mundo que no estaba preparado para recibirla. «Lo más fuerte fue encontrarme con una vida diferente y con una sociedad que no me incluía en cosas a las que antes no le prestaba atención. Iba a lugares donde no había ascensor, no podía ir al baño en los boliches porque no entraba mi silla de ruedas, las rampas no estaban hechas y las que había tenían un auto estacionado y así miles de ejemplos. Yo quería hacerlo pero el mundo me ponía límites y eso es algo muy feo que se debe cambiar» .La joven esperó casi 10 meses para obtener la prótesis y poder volver a caminarNo conocía a nadie amputado o con una prótesis para tomar de ejemplo hacia donde ir. «No sabía por dónde empezar, era una mezcla de emociones en donde predominaba el miedo antes que el enojo. No sabía qué me deparaba el futuro. Por suerte superó mis expectativas, hago más cosas que antes y tengo más ganas que antes. Se potenció algo en mí y no lo veo como el fin de nada, sino como el comienzo», enfatizó.De a poco sus posteos en Instagram se convirtieron en una poderosa herramienta. Actualmente tienen 120 mil seguidores. «Me encontré con muchos mensajes de aliento, otros que me contactaban para ver si podía ayudar a alguien en la misma situación y lo hago sin pensar. Si puedo hacer algo para cambiar la realidad de alguien aunque sea por un rato o contribuir a que se cambien las cosas me hace feliz», aseguró la joven.El afecto y estar rodeada de familia y amigos fueron clave para que la joven platense recuperará las fuerzas (Lihue Althabe)»La semana que viene voy a ver a un chico al hospital al que le acaban de amputar una pierna y me encanta poder guiarlo y ayudarlo. No veo la amputación como el fin de nada. En mi caso fue todo lo contrario, antes solo estaba viviendo pero no era consciente del valor de la familia, los afectos. Hoy estoy viva», comentó emocionada.Su motor para despertar todos los días es apostar por la vida: «Yo podría no estar acá. Sí tuve mis momentos de tristeza, porque no deja de ser una pérdida y es un duelo que uno tiene que hacer. Si bien soy bastante loca, se me hizo bastante fácil. Fue despedirme de algunas cosas y decirle hola a un montón más. Elijo estar amputada porque siento que soy mejor persona. Antes hacía cosas de cierta forma. Hoy me doy cuenta que lo puedo hacer de otra manera y que puedo hacer todo».Cuando la joven estuvo internada, hubo muchas campañas para donar sangre y también para darle fuerzas en su recuperaciónFinalmente la prótesis llegó en diciembre. «Me preguntaron cómo quería mi prótesis, si humanizada, que es lo más similar a una pierna o el modelo común. Elegí el común y pedí que tenga brillos dorados y no es nada que me avergüence, al contrario: con gusto explico al que no sepa todo sobre mí historia, cómo funciona. De ese modo la gente va asimilando y la próxima ya sabe de qué se trata», aseguró.A pesar de que podría optar por tapar la prótesis la joven la muestra con orgullo: «Desde que tengo la prótesis uso siempre shorts porque me gusta mostrarla, no lo veo como algo que me inhiba. Al contrario, me potencia para seguir adelante».La actitud y postura de la joven frente a las adversidades que le va presentando la vida no terminan de ser un obstáculo. «Esperé tanto tiempo la prótesis para dejar la silla de ruedas que cuando me la dieron quería hacer de todo. Sin embargo, una médica me dejó reflexionando cuando me dijo: ‘Es la única pierna que tenés, si le pasa algo no vas a poder caminar más’, y ahí baje mil cambios. Es un proceso de adaptación», aseguró.Para su prótesis, Juana eligió que sea de color dorada y con brillosSin duda fue un año muy especial y movido para la joven, quien no descarta empezar una carrera universitaria siempre y cuando sea algo que la haga feliz: «Hace un año mi vida era otra y algunas cosas se pusieron en pausa. A veces pienso que toda la vida hice teatro, danza y música que antes lo veía más como un hobbie, ahora siento que lo puedo considerar como una carrera profesional, así que veremos».»Cuando la gente me pregunta cómo hago para tener tanta fuerza, es necesario que entiendan que hay dos caminos: es esta actitud o te tirás a llorar en la cama todo el día. Es necesario llorar, transitar el duelo, pero más importante es salir adelante con toda», confesó y agregó: «Lo fundamental es refugiarse en el amor y en los afectos. Fui más consciente del amor que me rodeaba cuando estaba tirada en la cama del hospital. Sin ellos hoy no estaba acá».SEGUÍ LEYENDOLas historias de 5 mujeres reales, solidarias y trascendentes: por qué ellas cambiaron el mundo

#NoticiasdeSalta #elportaldesalta

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
Perdió su pierna por un virus intrahospitalario y hoy es un ejemplo de resiliencia: la increíble historia de Juana Rodríguez

A %d blogueros les gusta esto: