Quita de puntos: un fallo que avergüenza a la Superliga - El Portal de Salta

Quita de puntos: un fallo que avergüenza a la Superliga

Quienes nos formamos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, al pasar y ver la imponencia del monumental edificio de la Avenida Figueroa Alcorta, solemos recordar a nuestros grandes maestros. Pero en ocasiones, ante la evidencia de fallos contradictorios o alejados del valor justicia, ese sentimiento de admiración le cede su espacio a la desazón.El lunes pasado, el Tribunal de Apelaciones de la Superliga Profesional del Fútbol Argentino (SAF) rubricó un desconcertante fallo que suspende y modifica las sanciones aplicadas a San Lorenzo y Huracán, por sus incumplimientos al Reglamento de Concesión de Licencias.Tras conocerse el fallo, el presidente de Talleres de Córdoba, Andrés Fassi, estalló de furia: «Estamos cansados de que el fútbol se maneje a dedo como hace 30 años. Si hay un reglamento escrito hay que respetarlo. Todos nos quejamos, pero muy pocos tenemos responsabilidad moral. Estamos contrariados. Creamos la Superliga y un sistema de competencia. Queremos un fútbol distinto. Es una situación totalmente vergonzosa. Muy triste para el fútbol. La mayoría de los presidentes de la Primera División están en contra de esta decisión. No importa si es San Lorenzo o Huracán. No hablamos de nombres propios. Hablamos de los valores y de la idiosincrasia que requiere y necesita el fútbol argentino para cambiar. Es vergonzoso y es un retroceso a la credibilidad del crecimiento de nuestro fútbol. Se tiene que respetar el reglamento».Y remató diciendo: «¿Para qué se profesionalizaron las áreas si después no se cumple con las reglas?»Talleres de Córdoba se hubiera clasificado a la Copa Sudamericana 2020 si a Huracán le quitaban los 6 puntos. En la edición 2019, la Conmebol reparte un total de U$D 47,2 millones a los clubes participantes. La primera fase reporta U$D 300.000, la segunda U$D 375.000, octavos de final U$D 500.000, cuartos U$D 600.000, semifinal U$D 800.000, subcampeón U$D 2 millones y para el campeón U$D 4 millones.Este miércoles, Talleres presentó con carácter urgente una nota al Comité Ejecutivo de la SAF planteando una eventual renuncia de los miembros del Tribunal de Apelaciones. Dicha presentación pasó a estudio y se espera que en la próxima reunión se emita una recomendación para aceptarla o rechazarla. La postura del club cordobés está basada en un dictamen de la comisión de Legales de la SAF y tendría consenso entre los demás clubes.El fallo anterior dispuso la quita de 6 puntos y la prohibición de contratar jugadores:El Comité de Disciplina de la SAF, en una primera instancia, había sancionado a San Lorenzo por no pagar los sueldos, mentir y encubrir sus incumplimientos mediante anexos a los contratos de sus jugadores que no cumplían con los requisitos formales, con la intención de disfrazar la deuda salarial detectada por la auditoría externa.En tanto, Huracán fue sancionado por «el pago de salarios en forma indebida», tras haberse detectado 89 cheques diferidos por un plazo mayor al permitido, por falta de veracidad de las declaraciones juradas y de registro ante la AFA dentro del plazo máximo de las enmiendas contractuales, así como otras omisiones e inconsistencias varias.El fallo actual:En una tan extensa como controvertida resolución, el Tribunal de Apelaciones ratifica que existieron violaciones al reglamento pero al mismo tiempo se deja en suspenso el descuento de 6 puntos bajo condición que los clubes contraten a una empresa auditora designada por la Superliga, para certificar el cumplimiento de los contratos del plantel profesional por la temporada 2018-2019, y también, por las dos temporadas venideras 2019-2020 y 2020-2021.Si los clubes cumplen, la pena de pérdida de 6 puntos quedará extinguida.Además, se deja sin efecto la prohibición de contratar a nuevos jugadores a cambio del pago en 5 cuotas de una multa equivalente a 10.000 entradas generales, que a igual que los costos de la auditoría externa, les serán descontados de los montos a percibir mensualmente por los derechos audiovisuales y/o patrocinio. El Tribunal sostiene que tal prohibición es irrazonable, y a la vez contraproducente, porque se priva al club infractor de la posibilidad de contar con un plantel más ajustado a su realidad económica.Como en los sorprendentes laberintos borgianos, se invocan principios y fundamentos básicos pero rápidamente se cambia de rumbo para tomar el sendero que lleva a la contradicción. Y así es que se declara en contra de los formalismos rituales y que el fin buscado es una pena que resulte razonable, para luego afirmar que se deben evitar «las inclinaciones o favoritismos indebidos».Y a pesar de reconocerse que el reglamento de transgresiones y penas de la AFA establece que «la deducción de puntos en la tabla de posiciones» no puede dejarse en suspenso, el Tribunal elige esta vía alternativa para las próximas dos temporadas. Esta incoherencia se debe al hecho de haberse evaluado primero las consecuencias antes de decidir.A favor de los sancionados se da el siguiente ejemplo: si el club declara que no registra deudas pero en un mismo acto, exhibe que no ha cumplido con los contratos de sus jugadores, ello se debe más a una impericia o negligencia que a un ardid para ocultar o falsear la información. Entonces, se concluye que no es aceptable que el reglamento castigue por igual un comportamiento culposo que otro doloso, siguiéndose los postulados del ex juez Ernesto R. Zaffaroni.Lo actuado por el órgano de Apelaciones nos recuerda a las funciones que cumplían los pretores en la Antigua Roma. (La palabra «pretor» proviene del latín y significa: «El hombre que va antes que los otros»). Estos funcionarios de carrera eran los encargados de administrar justicia, debiendo asegurar que las leyes fuesen respetadas. Podían crear edictos de derecho privado (Ius Edicendi) y en casos de importancia o de necesidad urgente, se encargaban personalmente de presidir y llevar adelante la investigación de un crimen (Interdictum).Entendemos que en nombre de la «lex deportiva» se ejercieron funciones pretorianas, dando un salto por encima de la letra y del espíritu del reglamento existente, «marcándoles la cancha» a las autoridades de la SAF para una reforma del régimen de sanciones según el propio criterio del Tribunal.Este fallo ha puesto en crisis al entramado de reglas asociativas que dieran origen a la SAF, dejándose el campo libre para que otras normas de ocasión puedan ser dictadas según la dinámica de los intereses en juego, (no sólo los deportivos). Si el reglamento actual resulta injusto, defectuoso o contrario al Derecho, corresponde derogarlo y que se apruebe uno nuevo pero su vigencia debe ser siempre «hacia adelante» y nunca condicionada ni retroactiva a los hechos sancionados.Es recomendable que los reglamentos disciplinarios no se modifiquen ante el imperioso mandato de las necesidades o conveniencias del momento cuyas consecuencias dañosas para la sana deportividad no son mensurables de antemano.*Abogado UBA – Director de Iusport.com LatinoaméricaSEGUÍ LEYENDO:INFOBAE – DEPORTES 

#NoticiasdeSalta #elportaldesalta

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
Quita de puntos: un fallo que avergüenza a la Superliga

A %d blogueros les gusta esto: