Vecinos de Finca Valdivia dicen que acechan la inseguridad con la toma

Los residentes de Finca Valdivia se reunieron ayer para expresar su malestar por las ocupaciones ilegales de tierras en la zona y piden a las autoridades el desalojo del lugar. Aseguraron sentirse en vilo por la inseguridad. Sostuvieron que las personas que se asentaron talaron varios árboles y continúan haciéndolo sin ningún tipo de freno. Dijeron sentir temor por la pandemia del COVID-19.

"Queremos manifestar nuestra preocupación por los asentamientos que se están produciendo desde el miércoles pasado frente a nuestras viviendas. Nosotros estamos viviendo aquí desde 1950", expresó uno de los vecinos, quien no quiso aportar su identidad por temor a represalias.

Los residentes se concentraron en un pasaje cercano a un canal sobre la calle Capitanes de Gemes. El conducto es colindante con las tierras tomadas. Mientras ellos manifestaban su malestar, un grupo de hombres desconocidos talaban un árbol de grandes dimensiones al lado del canal. Todos portaban machetes.

"En este pasaje hay once familias y en el entorno hay unas 30, todas de antaño. Los grandes árboles que hay en este lugar los han plantado nuestros padres y abuelos entre 1955 y 1960 y la gente que se está asentando está depredándolos. Estamos afligidos porque no estamos viendo ninguna asistencia del Estado", aseguró el vecino.

Líneas de alta tensión de la empresa de servicio eléctrico atraviesan la zona. "Son de una estación transformadora que está más adentro. Llevan electricidad hacia Cerrillos y esta gente se está asentando debajo de la línea de alta tensión, de un lado, y del otro de un canal de drenaje de agua que va desde los barrios de zona sur. Es decir, son terrenos que no pueden ser ocupados porque tienen problemas: son inundables", recalcó.

Los vecinos expresaron sentirse acechados por la inseguridad. "Estamos con mucho miedo. Ya han entrado a robar en el barrio del frente. También intentaron asaltar tres personas la despensa del frente. Hubo robo de bloques, cemento y una hormigonera en una casa. Se están robando lo que encuentran a su paso. En nuestro pasaje han intentado meterse. En otro emprendimiento inmobiliario de una familia también han querido meterse trepando una pared que tiene tres metros de altura y no vemos presente a los gobiernos", indicó otro de los vecinos.

Las personas que dialogaron con este medio aseguraron que realizaron los reclamos pertinentes y formalizaron una denuncia en la Fiscalía del barrio Limache pero no obtuvieron mayores respuestas.

"El tiempo judicial es muy lento y este problema se desencadena rapidísimo. La solución debe ser rápida. Nos dijeron que iban a darle aviso al destacamento policial de la zona para que pongan efectivos y hagan patrullaje, pero no sabemos cuánto puede frenar. Ayer (por el domingo) conté 15 balazos entre las 21.30 y las 22.15. No podíamos salir de nuestras casas por los tiros que habían", señaló el residente.

Los vecinos contaron que la tranquilidad del lugar donde viven se ve alterada desde el miércoles pasado. "Una semana atrás este era un lugar muy tranquilo. Ahora está vallado pero eso no significa que la gente no siga intentando meterse. Viene gente extraña todo el tiempo. Necesitamos el apoyo del Gobierno provincial y el municipio", destacó otro vecino.

Aunque los machetes pueden usarse para limpiar un terreno, los vecinos temen que se produzcan nuevas peleas y corridas y que los asentados se defiendan con esos elementos. Insisten en la importancia de que el Estado tome cartas en el asunto y garantice la legalidad y la seguridad en la zona sur. Les preocupa que se agrave el problema. 

 

En tanto, una vecina de 65 años dijo: "A mí me preocupa la gente que se asentó porque no se pone barbijo. Están uno encima de otro, hay cero higiene. Tenemos miedo por el coronavirus. Ellos prenden fuego todo el tiempo y hay una humareda impresionante. Yo no puedo vivir así porque sufro asma. Tengo prohibido aspirar humo".

Allí contaron que ahora deben permanecer encerrados en sus casas y guardar todas sus pertenencias para evitar robos. También dijeron que la gente que ocupó los terrenos utiliza el canal y sus alrededores para hacer sus necesidades. "No queremos pensar qué puede pasar si llueve y eso se inunda. Saldrá el agua servida para las calles y las casas. Es un peligro. Estas personas vinieron en autos y motos nuevas, entonces no entendemos cuál es su necesidad. Nos gustaría que el Gobierno los saque de acá. En algún momento se tienen que ir. No se pueden quedar", finalizaron los vecinos de Finca Valdivia.

En la zona sudeste

La Policía realizó el despeje de más de 300 personas que se concentraron de forma simultánea en la etapa 1 del barrio Solidaridad y en las etapas 1 y 2 del barrio Sanidad e intentaban tomar terrenos para asentarse, el domingo pasadas las 21.30.
Al notar la presencia policial, un grupo de personas se retiró del lugar de forma pacífica, mientras que otro grupo lanzó piedras a los efectivos. Se registraron dos policías con heridas cortantes y politraumatismos. También equipamientos de protección resultaron dañados.
Por los incidentes un hombre de 52 años fue demorado. Presentaba una lesión en una pierna producto del impacto de una munición no letal. Permanecía internado en el hospital San Bernardo con custodia policial. 
Intervino la Fiscalía Penal 6 y el Juzgado de Garantía en turno.
 
 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
Vecinos de Finca Valdivia dicen que acechan la inseguridad con la toma

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.